viernes, 16 de julio de 2010

JURAMENTO DE HIPÓCRATES



















Amillia Taylor:  21 semanas y seis días de gestación, pesaba tan sólo 280 gramos. Abultaba poco más que un bolígrafo. Recibió el alta tras cuatro meses en la unidad de cuidados intensivos del Baptist Children's Hospital de Miami.

JURO por Apolo, médico, por Asclepio, y por Higía y Panacea, y por todos los dioses y diosas del Olimpo, tomándolos por testigos, cumplir este juramento según mi capacidad y mi conciencia:
TENDRÉ al que me enseñó este arte en la misma estimación que a mis padres, compartiré mis bienes con él y, si lo necesitara, le ayudaré con mis bienes. Consideraré a sus hijos como si fueran mis hermanos y, si desean aprender el arte médico, se lo enseñaré sin exigirles nada en pago. A mis hijos, a los hijos de mi maestro y a los que se obligaran con el juramento que manda la ley de la Medicina, y a nadie más, les enseñaré los preceptos, las lecciones y la práctica.
APLICARÉ mis tratamientos para beneficio de los enfermos, según mi capacidad y buen juicio, y me abstendré de hacerles daño o injusticia. A nadie, aunque me lo pidiera, daré un veneno ni a nadie le sugeriré que lo tome. Del mismo modo, nunca proporcionaré a mujer alguna un pesario abortivo.
VIVIRÉ y ejerceré siempre mi arte en pureza y santidad. No practicaré la cirugía en los que sufren de cálculos, antes bien dejaré esa operación a los que se dedican a ella. Siempre que entrare en una casa, lo haré para bien del enfermo. Me abstendré de toda mala acción o injusticia y, en particular, de tener relaciones eróticas con mujeres o con hombres, ya sean libres o esclavos.
GUARDARÉ silencio sobre lo que, en mi consulta o fuera de ella, vea u oiga, que se refiera a la vida de los hombres y que no deba ser divulgado. Mantendré en secreto todo lo que pudiera ser vergonzoso si lo supiera la gente.
SI FUERA FIEL a este juramento y no lo violara, que se me conceda gozar de mi vida y de mi arte, y ser honrado para siempre entre los hombres. Si lo quebrantara y jurara en falso, que me suceda lo contrario.

-----------------------

....Claro que existen médicos que practican abortos, pero están faltando a su juramente y violando las normas éticas de su profesión. Algo deberían hacer los Colegios de Médicos en este sentido, algo contundente y, de la misma forma que te sancionan e inhabilitan por otros motivos, tomar cartas en el asunto y actuar, no solo opinar.

3 comentarios:

  1. Los Colegios de médicos, como los sindicatos, son prescindibles.

    No se enteran de nada, y cuando se enteran no conozco que hayan inhabilitado a nadie.

    Al menos que yo sepa.

    ResponderEliminar
  2. Por practicar abortos no, pero por otras paridas sí.
    Otro ente al que tenemos que pagar..."total pa na"..¡Que asco!.

    ResponderEliminar
  3. Si, además de eso ya tenemos el primer asesinato no penado por la ley y programado en España en una clínica de Barcelona... si, una niña de 17 años que solo ha necesitado la firma de un asistente social para matar a la sangre de su sngre, a la carne de su carne, a una persona... sin siquiera pedir consejo a un psicólogo sobre los posibles traumas futuros y consecuencias para ella...
    ¡¡En España matar es gratis!! y hasta posiblemente veamos que pagado por la seguridad social...
    ¡¡QUE ASCO!!

    ResponderEliminar