domingo, 1 de agosto de 2010

TOMATES VERDES FRITOS

El título del post viene a cuento de la película con el mismo nombre, aunque el tema es el toro.
Os  propongo pinchar el enlace, debajo de la foto, tiene una bonita banda  sonora.


http://www.youtube.com/watch?v=L0tca2HBHRA&feature=related

No me gusta ver como matan al toro, prefiero verlo libre en la dehesa, pero esto no sería posible sin lo primero, debo reconocerlo.
Menos me gustan esos paletos de barretina que con tal de suprimir todo lo que huela a español, barren con una fiesta que forma parte de nuestra identidad como nación. Una fiesta que ha inspirado a pintores, escritores, escultores...por su plástica, por lo que representa el toreo: Valor.
Estos gañanes, a falta de valor, a falta de autoestima (el que se valora no teme a identidades diferentes a la suya) suprimen una fiesta que tambien les pertenece.
Sin embargo no ponen pegas al correbous, donde se martiriza y aterroriza al toro. Puro teatro, pura hipocresía...
¿Y a santo de qué viene la película?: En ella hay una escena, que me recuerda en cierta forma el tema del toro bravo. En un café, un blanco no quiere sentarse al lado de un negro. Desde la cocina... una cocinera negra que lo observa comenta riendo:

"No quiere sentarse al lado de un negro, pero se come un huevo salido del culo de una gallina"

La frase se la dedico a los charnegos Carod, Montilla y demás fauna ibérica.

4 comentarios:

  1. espero que se prohíba la participación de menores de tierna edad en los castillos de las fiestas populares, pero para muchos es antes una ladilla que las personas, y así vamos hacia donde vamos...

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor sería que prohibieran a los idiotas. Cada político debería hacerse un test de salud mental antes de presentarse para cualquier carguete.

    ResponderEliminar
  3. Fui aficionado a los toros y algo entendido, pero con el tiempo, me he dado cuenta de que es de incivilizados divertirse con el maltrato de un animal.
    Pero el Parlamento catalán debió dar prioridad a suprimir las fiestas populares que mencionas en el artículo, como esos toros de fuego y cutreces y salvajadas similares.
    No lo hicieron, lo que indica que no les preocupa el animal, sino sembrar polémica y discordia, como siempre.

    Los del mundo del toro deberían ir pensando en sacar rendimiento al toro en la dehesa. En Africa sacan más con los safaris fotográficos que con los que hacían de caza real. Tienen que discurrir, porque entre otras cosas, los jóvenes rechazan las corridas, con lo que poco a poco, se extinguiría el público.

    ResponderEliminar